Saltar al contenido

Cocinar con algas

Lo que hace unos años parecía un tanto snob se ha ido poco a poco popularizándo hasta convertirse en una práctica cada día más extendida entre todas aquellas personas preocupadas por una alimentación saludable o deseosas de probar nuevos sabores y texturas. Hablamos, como no, del uso de las algas en la cocina.

Entre todas las verduras son las que más alto contenido en sales minerales y oligoelementos tienen y su aporte en hierro es más alto incluso que de la las lentejas, tienen más calcio que la leche y nos suministran yodo, cobalto, magnesio, potasio y fósforo.

En la actualidad y debido a la cada vez mayor demanda no tendremos muchos problemas en adquirir ciertas variedades de algas, por lo menos, las más consumidas. Entre éstas podemos encontrar las pardas, rojas y azules.

Algunas de las algas más consumidas :

  • Agar – Agar : Es un alga roja muy rica en fibra soluble y presenta un aspecto y textura de gelatina suave y nutritiva.
  • Espirulina : Una microalga que contiene importantes concentraciones de proteínas y aminoácidos. Este alga por lo general no se cocina. Se vende en comprimidos como aporte extra de vitaminas, minerales y proteínas.
  • Nori : Un alga parda muy rica también en proteínas y provitamina A. Por lo general este alga suele combinar a la perfección con alimentos fritos.
  • Alaria : Alga parda que aporta vitaminas y minerales. Suele ser un ingrediente bastante común en las sopas, plato con el que encaja a las mil maravillas.

La ensaladas veraniegas y los platos fríos se pueden convertir en una plataforma perfecta a la hora de incorporar estos alimentos en nuestra dieta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza Cookies. Puedes ver aquí la política de Cookies    Ver Política de cookies