Saltar al contenido

El vino y la dieta mediterránea

Después de muchos años compartiendo pirámide alimenticia, la dieta mediterránea y el vino se separan, al menos, de manera temporal. Son muchas las personas, sobre todo en nuestro país, que no ven con buenos ojos esta decisión y han cargado las tintas contra las diferentes organizaciones que han promovido esta ruptura.

La principal razón por la que se ha producido este cambio en la manera en la que se relaciona dieta mediterránea y vino es la de intentar homogeneizar unos hábitos alimentarios que son propios de todos los pueblos que se reparten a lo largo de la cuenca mediterránea.

La dieta mediterránea se basa en los alimentos que se recolectan y producen en estos países y que principalmente son las verduras, la legumbres, las frutas, los pescados y las carnes, sin olvidarnos de uno de los productos más importantes o distintivos como es el aceite de oliva.

En cuanto al vino y si bien su consumo es muy común en países como España o Italia, en países musulmanes y por cuestiones religiosas este consumo esta prohibido por lo que su presencia en la dieta es prácticamente nula.

Esta es la principal razón por la que a partir de ahora no vamos a encontrar ninguna referencia al vino cuando contemplemos la pirámide alimentaria de la dieta mediterránea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza Cookies. Puedes ver aquí la política de Cookies    Ver Política de cookies