Saltar al contenido

Frutas de invierno: Cítricos

El invierno se acerca y a pesar de que el otoño ha sido más verano que otra cosa no tardará mucho en refrescar de verdad. Nos esperan por delante los meses más fríos del año y nuestro organismo se tiene que adecuar a estas nuevas condiciones. Catarros y gripes camparán a sus anchas y si no queremos ser sus víctimas tendremos que cuidarnos y adaptar nuestra alimentación a la nueva estación que se acerca.

La solución nos la ofrece la naturaleza que es sabia y en cada época del año nos proporciona una serie de alimentos capaces de fortalecer nuestro sistema inmunitario y adecuarlo a las condiciones que están por venir. Hoy vamos a prestar especial atención a las frutas de invierno, alimentos que nos proporcionan una gran variedad de vitaminas y minerales con los que mantendremos en óptimas condiciones nuestro organismo.

En la actualidad prácticamente podemos disponer de todas las frutas durante todo el año, naranjas en verano, melones en inverno y piñas en primavera. Pero ¿es eso lo que realmente necesita nuestro organismo?

A mi juicio en invierno no hay mejor medicina que las frutas propias de esta estación por lo general muy ricas en vitamina C y antooxidantes:

El pomelo: Es una fruta de invierno originaria de China que en la actualidad se cultiva en gran cantidad de países. Tiene muy poca energía pero son extremadamente ricos en vitamina C y minerales como el fósforo, el calcio, el magnesio, el hierro, el cobre y el manganeso.
Se digiere fácilmente y ayuda a fortificar los pulmones. Su consumo también beneficia el hígado, los riñones y estimula la actividad física y intelectual.
En el mercado tendremos que intentar seleccionar los más pesados y firmes. Los podemos consumir como zumo o en gajos endulzados con miel o azúcar.

La naranja: Considerada como la fruta de invierno por excelencia. Su gran riqueza en vitaminas y minerales la convierten en un arma muy eficaz contra un gran número de dolencias. Es rica en calciofósforohierromagnesio y potasio además de en vitamina C.
Al igual que el pomelo tienen muy poco valor energético pero encontramos cantidades apreciables de betacaroteno en su composición.

En el mercado podremos encontrar numerosas variedades de naranja pero las que más se consumen en nuestro país son las de mesa y las de zumo. Las naranjas se comercializan maduras porque a diferencia de otras frutas no maduran una vez recolectadas. Si las vamos a consumir rápidamente podemos dejarlas en el frutero pero si lo que queremos es conservarlas durante semanas lo mejor es mantenerlas en el frigorífico.
Las mejores naranjas son siempre aquellas que se muestran pesadas para su tamaño lo que significa que son ricas en zumo.

La mandarina: Proviene de las zonas tropicales de Asia. Se dividen en cuatro grandes grupos, pero las más consumidas en nuestro país son las clementinas. Es una fruta de invierno ya que los mejores meses para su consumo son los que van desde finales de octubre a finales de marzo.
Son ricas en vitamina Cácido fólicoprovitamina A y también podemos encontrar en su composición ácido cítricopotasio y magnesio junto a vitaminas del tipo B y minerales como el calcio aunque en menor cantidad.

A la hora de seleccionarla tendremos que prestar especial atención a su peso, tendremos que elegir las mandarinas que sean más pesadas con relación a su tamaño.
La mejor manera de conservarlas es a temperaturas de entre 3 y 7 grados centígrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza Cookies. Puedes ver aquí la política de Cookies    Ver Política de cookies